Por qué nos gusta tanto viajar de casa rural

Por qué nos gusta tanto viajar de casa rural

Pasar nuestras vacaciones alejados del ruido y del ajetreo de la ciudad o estar en contacto con la naturaleza, son algunos de los motivos por los que nos gusta tanto pasar nuestras vacaciones en una casa rural. Las� casas rurales, son casas tradicionales rehabilitadas que cuentan con una decoración cuidada y acogedora.

Suelen estar ubicadas en un paraje rural con encanto y que ofrecen una amplia variedad de actividades para todos los gustos y disfrutar de nuestras vacaciones al máximo. Alquilar una casa rural es la mejor opción para hacer una escapada con nuestra pareja o para pasar nuestras vacaciones con la familia o con un grupo de amigos. Además, la casa rural es más económica, en comparación con otros tipos de alojamiento de turismo de playa.

Oferta de actividades de turismo rural

Una ruta de senderismo o un paseo a caballo son las mejores opciones para relajarnos y entrar en contacto con la naturaleza y disfrutar de la belleza de los paisajes. Además, si nos hospedamos en� casas rurales que ofrezcan agro actividades, podremos aprender a hacer productos caseros, como queso o pan, y también pasar tiempo con animales de granja.

Otro de los motivos por los que nos gusta hospedarnos en casas rurales es para degustar la gastronomía local y los platos típicos elaborados con productos caseros, así como visitar pequeñas bodegas que ofrecen visitar sus viñedos y una degustación de vino. Tampoco podemos perder la ocasión de visitar los museos etnográficos para conocer de cerca como era la vida local.

Turismo rural en España

Asturias, el País Vasco y Navarra fueron las pioneras en el desarrollo del turismo rural en España durante la década de los ochenta. Iniciativas como el agroturismo o la rehabilitación de las casas tradicionales supuso una revalorización de los espacios rurales y una apuesta por el turismo de interior frente al turismo de sol y playa. Además, este tipo de turismo supuso un enriquecimiento para las zonas rurales evitando así la despoblación.

España cuenta con una gran oferta de alojamiento rural, apartamentos, viviendas o campings rurales. En cada comunidad autónoma varían las propuestas de alquiler de casas tradicionales. Por ejemplo, en Galicia podemos alquilar desde una casa de aldea hasta habitaciones independientes en pazos o casas rectorales. En Andalucía podemos hospedarnos en molinos, chozas o cortijos. Cualquiera de estas opciones es ideal para pasar unas vacaciones únicas y diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *